Ser “escritor”, profesión rentable

Esto es, si prospera el proyecto de Carlos Heller, firmado por una larga lista de ladris:

El martes 26 de abril a las 15 hs en la Honorable Cámara de Diputados de la Nación , Rivadavia 1864, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, los escritores argentinos acompañarán la exposición que el diputado nacional Carlos Heller realizará sobre las bases, objetivos y beneficios del proyecto de ley, de su autoría, mediante el cual propone la creación de la “Asignación Única por Trabajos y Obras en Reconocimiento a Escritores” (AUTORES).

La iniciativa legislativa pretende retribuir a los escritores el aporte que realizan a cimentar nuestro patrimonio cultural, y al mismo tiempo reparar las situaciones de injusticia y descuido, que han padecido muchos de ellos.

Son innumerables los escritores que terminaron sus días en la indigencia, y es posible que se cuenten por decenas los que además lo hicieron en el silencio y el olvido. Casi se ha constituido esta situación no deseada en un tópico de la condición de escritor, tanto como la ingratitud de la sociedad para con ellos.

El proyecto de Heller ha tomado antecedentes legislativos nacionales e internacionales, pero creativamente le ha agregado valor a los mismos [N. del blogger: esto de “le ha agregado valor” es sencillamente genial].

Como condición para el beneficio se requiere la demostración suficiente de la condición de escritor, en base tanto a las obras publicadas como a la trayectoria probada. Los fundamentos de la norma se basan, entre otras cuestiones, en que los escritores aportan a la cultura general de una comunidad; son creadores individuales que generan una “riqueza social”, difícil de cuantificar o particularizar, pero fácilmente perceptible en su conjunto.

Si bien, mediante iniciativas, que reconocemos como justas, se han otorgado premios a la trayectoria, homenajes y hasta pensiones graciables, en la mayoría de los casos llegan tarde, son limitadas a unos pocos y saben a dádiva. Aquí no hablamos de una obra en particular, o de un escritor que resalta sobre el resto, sino de una comunidad de escritores en su conjunto, sin análisis de mérito literario individual, pero sí de la ponderación del esfuerzo y de la contribución social.

En síntesis, el proyecto de ley propone concederle a todos los escritores literarios, que cumplan con ciertos requisitos, el otorgamiento de una asignación mensual equivalente a tres haberes jubilatorios mínimos, más todos los beneficios que otorgan el ANSES, a través del Régimen Previsional Público del Sistema Integrado de Jubilaciones y Pensiones, y el Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados -PAMI-, con extensión al núcleo familiar del escritor literario.

Che, ¿por qué solamente los escritores literarios? No se olviden de Cabezas… Pero bueno, yo que tenía dudas si empezar o no mi novela, ya está. Aparte las novelas argentinas suelen ser como las describía Roberto Arlt: pocas páginas, letra grande y sale con fritas. Con un mes de laburo desde casa, calentito, sin los rigores que enfrentan esos cosechadores  ”esclavos”, los cartoneros, los esforzados camioneros, te garantizarías veinte, treinta años de jubilación triple.

Estamos profundizando el modelo de la distribución del ingreso.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s